El cambio de calzado, las condiciones climatológicas y la visita a lugares públicos como playas o piscinas afectan la salud de nuestros pies. A menudo se nos olvida que nuestros pies también sufren radiaciones solares, por tanto debemos usar crema de protección solar cuando vayamos a la playa o a la piscina e incluso cuando llevemos zapatos descubiertos.

La humedad, el calor y la afluencia de personas en los lugares públicos hacen que aumenten las posibilidades de contagiarse de hongos y papilomas, por tanto debemos llevar siempre chanclas o sandalias y secar nuestros pies correctamente.

Otro de los factores que afectan a nuestros pies en verano es el cambio de calzado. El primer día de estreno debemos evitar pasar muchas horas con él puesto, con el fin de evitar rozaduras. En caso de utilizar calcetines, deben ser transpirables y de materiales naturales.

Otra de las indicaciones de los podólogos es la hidratación de los pies en verano, las cremas que contienen urea al 10% son las más indicadas para ello.

Si usted tiene diabetes debe extremar las precauciones ya que sus pies son más sensibles. Por eso evite andar con los pies descalzos debido al alto riesgo de quemaduras en la planta, llevar siempre sandalias, secar bien los pies y tomar especial atención al corte de las uñas.

Siga los siguientes consejos, sus pies se lo agradecerán. Si tiene cualquier duda o consulta no dude en ponerse en contacto con su podólogo. En el centro Kinetic Track estaremos encantados de ayudarle.