Por el tipo de superficies en las que se desarrollan los partidos y el tipo de movimientos que realizan, los jugadores de tenis y de pádel suelen sufrir una serie de lesiones recurrentes que a continuación vamos a repasar. Cada una de ellas debe ser correctamente diagnosticada por un profesional, por lo que si tienes cualquier pregunta no dudes en consultarnos.

La tendinitis del tibial posterior

Se da con mayor frecuencia en los pies valgos, hay una pronación del retropié con tensión sobre el tendón, tanto en su inserción proximal en la tibia (con riesgo de periostitis tibial) como en el escafoides (escafoiditistarsiana)

Tendinitis de aquiles

Sobre todo en pies cavos varos, donde el tendón es mas corto y baja en oblicuo por el rarismo, produciendo una tensión descompensada entre su inserción calcánea medial y lateral.

Tendinitis de los peroneos

Causas posibles: Un exceso de varo en el retropie, unos pies cavos con acort. De los peroneos y triceps sural, marcha externalizada, frenadas bruscas laterales.

Las periostitis tibial

Inflamación del periostio de la cara interna de la tibia, con o sin hematoma subperiostico, frecuentemente a nivel 1/3 distal :Normalmente se produce por una pronación excesiva, la inserción proximal del tibial posterior, se inserta en la cara posterior medial de la tibia, produciendo una tracción excesiva y continua en los jugadores pronadores. Una superficie dura, un sobreentreno, un calzado o plantillas desgastadas, o la suma de varios de estos factores son causas que la favorecen. Una periostitis mal tratada puede acabar en una fractura de stress.

Las sesamoiditis

Como sea que el pie del tenista se apoya durante la mayor parte del tiempo en su zona metatarsal, las cabezas del los metas y en especial los sesamoideos sufren una enorme carga de trabajo, ya que el primer meta es el encargado de aguantar mayor peso durante la rotación del cuerpo, previa al golpeo de la bola. El pie cavo predispone a la lesión, así como las pistas duras, la falta de amortiguación en el calzado.

Las onicopatías

Desde las uñas encarnadas por presión del calzado o bordes mal cortados.
Las onicomicosis, sobre todo del primer dedo.

Hematomas subungueales

Por presión del calzado o frenadas bruscas, mayores en las pistas rápidas.
Las onicodistrofias por la misma razón. Ampollas por roce del calzado, calcetines acrílicos, etc.

Difíciles de tratar durante el curso del partido, por la excesiva sudoración del pie, por lo que nuestra actuación tenderá a ser preventiva. En caso de que estén formadas, pondremos un aposito siliconado, tipo segunda piel sujetado con vendaje adhesivo, previo humedecimiento de la piel con una sustancia enganchosa.

Micosis y Verrugas

Como en cualquier otro deporte, los ambientes húmedos de los vestuarios, la sudoración excesiva, la falta de higiene o de precaución pueden ser caldo de cultivo para el desarrollo de estas patologías.

Queratosis

Las presiones sobre las cabezas metatarsales, el cizallamiento que se produce en la piel bajo la cabeza del primer meta cuando rotan los pies para preparar el golpeo, producen como defensa unas queratosis caracteristicas en casi todos los deportistas, consistente en una media luna hiperqueratósica por detrás de la primera cabeza metatarsal.

Bernat Vázquez Maldonado, Director de Podoesport, Pódologo de la Real Federación Española de Tenis y Colaborador de Kinetic Track.